En el post de hoy te explicaremos paso a paso lo que debes realizar antes de ponerte manos a la obra para pintar tu casa. Con estos consejos tu pared quedará mucho mejor y con un acabado fantástico, no dudes en consultarnos si tienes alguna duda al respecto.

 

1. Eliminar pintura sobrante y moho

En primer lugar, suponemos que la pared ya está pintada anteriormente y que debemos volver a pintarla. El primer paso es quitar la pintura floja y el moho si es que lo hubiera, este paso se puede realizar con una espátula con el fin de no causar daño a la pared. Tras quitar la pintura sobrante, debemos pasar una lija fina para que la superficie quede lisa. Respecto al moho, es muy importante retirarlo ya que si no lo hacemos volverá a salir tras la nueva capa de pintura que demos, deberemos frotar la pared con un paño húmedo con lejía para eliminarlo. El moho frecuentemente se causa por ausencia de ventilación y/o humedades en las paredes por lo tanto se puede evitar en la mayoría de los casos.

 

2. Sanar agujeros y grietas

El segundo paso será sanar las paredes de agujeros o grietas, esto lo haremos con masilla para paredes tapando los agujeros o grietas y con una espátula o una llana aplicaremos el producto y eliminaremos los residuos. Tras secarse la masilla deberemos lijar la superficie para que quede lisa y sin desperfectos. El el caso de tener gotelé, es mas complicada la reforma pero puedes contratar los servicios de nuestros profesionales para quitar gotelé en Bilbao o si prefieres hacerlo tu mismo puedes echar un vistazo a nuestro artículo para quitar gotelé paso a paso.

 

3. Lijar la pared y eliminar el polvo

El tercer paso será lijar la pared y eliminar todos los rastros de polvo ya que podría afectar al acabado final de nuestra pared pintada. El polvo se deberá quitar con un paño húmedo y esto te garantizará que la superficie absorberá la pintura por igual.

 

4. Dar una mano de imprimación selladora

Tras eliminar el polvo, deberemos dar una mano de imprimación selladora a la pared la cual nos ofrece muchas ventajas como por ejemplo que la pared absorba menos pintura, cubrirá mejor el color anterior de la pared. Por ello, es muy recomendable aplicar la imprimación selladora en paredes nuevas, reparaciones de grietas y en paredes que hace mucho tiempo que no se han pintado. El sellador se aplica de la misma manera que la pintura, es decir, con un rodillo y diluyendolo en agua tal y como indicará en el envase correspondiente.