Si estás pensando en cambiar las puertas de tu casa, antes de decidirte te recomendamos leer nuestros consejos para decidir si cambiar tus puertas, actualizarlas, pintarlas o combinar ambos métodos dependiendo de cada puerta. En el post de hoy te daremos diferentes ideas y consejos para ayudarte a decidir lo que hacer con tus puertas ya que es muy importante elegirlas cuidadosamente a la hora de realizar una reforma.

 

Necesidades de la estancia

En primer lugar, debemos tener en cuenta las necesidades que requiere la estancia ya que si es un espacio reducido es muy recomendable colocar una puerta corredera para ahorrar un mayor espacio. Si actualmente no cuentas con una puerta corredera tendrás que realizar una pequeña obra en la pared, en cambio, si no deseas realizar ningún tipo de obra te recomendamos poner puertas con un sistema de apertura plegables.

 

 

Decoración

Es importante que las puertas estén acorde con la decoración, hay gustos muy diferentes sobre estos aspectos pero actualmente la tendencia es poner puertas de madera haciendo contraste con paredes blancas o de un color muy claro. Por el contrario, si deseas generar un ambiente relajado y en armonía te sugerimos que puede ser muy interesante la opción de lacar puertas en Bilbao, realizaríamos el servicio en color blanco y tu estancia quedará como nueva.

 

Necesidades de los habitantes

Este aspecto es el que más nos va a condicionar a la hora de elegir las puertas ya que si convivimos con una persona con movilidad reducida, deberemos adaptar muy bien las puertas a sus necesidades, donde las correderas serán la mejor opción ya que a parte de aprovechar en mayor medida los espacios, son más cómodas de manejar para personas con movilidad reducida.

 

Otros aspectos

Por un lado, deberás tener en cuenta el factor del sonido, si deseas que tus puertas aíslen el ruido o solamente por tener una mayor intimidad en un espacio concreto. Por otro lado, si lo que necesitas en que el espacio esté más iluminado, sería muy interesante colocar puertas de correderas de cristal en espacios que sean amplios como por ejemplo el salón, la cocina o el comedor.